Javier Franco TOPPER

2 de marzo de 2014

'Spotting' con la Olympus Pen EES-2 de rollo

Nuestra Olympus Pen EES-2
En 1962 la firma japonesa Olympus lanzó al mercado el modelo Pen EES, una cámara fotográfica revolucionaria que sería de las primeras point and shot producidas. La EES derivó en diferentes variantes que incluyeron la EES-2, producida durante cuatro años a partir de 1968. Uno de estos modelos aterrizaría en mi familia y sería mi compañera de spotting durante algún tiempo.

Luego de que mi primera cámara propia, la Keystone XR308, dejara de operar debido a un incidente en el Mar Caribe, tuve que ingeniármelas para tomar una que otra foto de aviones. La afición no era tanta en esa época y los viajes de spotting eran pocos, pero provechosos. Así que desde 1996 hasta el 2006, mi equipo consistió en una sencilla Olympus Pen EES-2.

Dentro de las características especiales de esta cámara, se contaban su capacidad de “duplicar” un rollo de 35 mm. Gracias a su diseño, la Pen EES-2 sacaba 72 fotos de un rollo de 36, 48 de un rollo de 24 o 32 a partir de uno de 16. También contaba con un sistema de exposición automática y otras funciones que la hacían verdaderamente novedosa para su tiempo.

Antes de que tuviera oportunidad de conocer las páginas web de fotografía de aviación o de estudiar algo relacionado al respecto, la intuición y la pasión eran el motor para tomar esas fotos, que resultaban muchas veces desenfocadas, movidas o cortadas.

La reja en SAEP
Estamos hablando de 1996 y las cosas eran bien diferentes en ese entonces. Al menos en el aeropuerto El Dorado, todavía existían lugares más o menos cómodos –algunos se conservan- para ver los aviones. El tradicional punto de la senda de aproximación para la pista 13R y el punto del sector de Álamos ubicado cerca de la cabecera 31R, eran, al igual que hoy, los más comunes.

Vista desde SAEP
Pero había uno, ubicado en cercanías a las instalaciones de la desaparecida Servicios Aéreos Petroleros SAEP, que ofrecía la mejor vista. Una simple reja separaba la parte pública de la calle de taxeo y era posible sentarse allí solo a disfrutar. El Beech 1900 de la desaparecida Latina de Aviación y un omnipresente MD-83 de Avianca, quedaron como constancia del lugar.

También el Museo Aeroespacial Colombiano era distinto. La ubicación y conservación de los aviones era otra, la sala múltiple no estaba tan bien organizada cómo hoy en día y había que pagar para ingresar, lo cual me sigue pareciendo necesario y beneficioso.

Se podía disfrutar un poco más de la vista hacia la rampa de CATAM y de aviones que, según entiendo, no hacen parte del Museo sino de la base, por lo tanto no están ubicados hoy como parte de la exposición.
El C-130 y yo
Se podía ver CATAM
En 1999 volvimos a visitar los puntos de las cabeceras 31R y 13R. En ambas ocasiones el procedimiento del momento era circular VOR-C, que ofrece una buena vista de los aviones en el punto 31R, pero no la mejor en el 13R.

La valla y el 747
En el primer caso, justo al llegar al lugar, nos recibió la imagen de un Boeing 747 de Lufthansa que llegaba de Frankfurt. No alcanzó el afán de sacar la cámara a tiempo y la valla publicitaria quedó como protagonista de la foto, pero otras más sirvieron un poco. Mexicana de Aviación, la FAC, Aires, LAN Chile y SAM, entre otras aerolíneas, también quedaron con su fotico. De ese día también quedó una nueva amistad de otro aficionado, que en un comienzo nos pareció un desconocido sospechoso que nos miraba continuamente, pero que terminó siendo igual de apasionado que nosotros.

Lufthansa en final en Bogotá
FAC1005
Mexicana
Dash 8 de Aires
SAM, RJ-100
767 de LAN Chile
La primera ida al punto de la 13R no dejó muchas fotos, más allá de un 727 de ACES y otro Hercules de la FAC, además de las luces de pista. Ese mismo año quedó imagen de un Let 410 de West Caribbean Airways en el aeropuerto de Barranquilla.

727 de ACES
C-130 de la FAC
Let 410 en Barranquilla
Otro viaje incluyó Cali, lo que obligadamente demandó una parada en el entonces llamado Museo Nacional del Transporte. La reja que separa la vía de acceso al Museo de la plataforma del Alfonso Bonilla Aragón, permitía una mejor vista de la rampa y también se le hizo su foto.

Alfonso Bonilla Aragón
Museo Nal. del Transporte
En el 2002 aproveché para asistir por primera vez al desfile militar del 20 de julio en Bogotá, ocasión en la que se realizó por la Avenida 68. Aquel día hubo una buena exhibición de aeronaves, que incluyó una formación de AT-27 Tucano, Bell 212 y el Boeing KC-137 acompañado de siete Kfir o Mirage.

20 de julio de 2002
Tucanos
Bell 212
Al año siguiente asistimos a una pequeña exhibición aérea realizada en las antiguas instalaciones de la escuela Aerocentro, en el aeropuerto de Guaymaral. Parte de lo interesante de aquél día fue el recorrido que realizamos por la planta de fabricación del avión Gavilán 358. Era bien emocionante ver este proceso cuando se encontraba en su momento álgido.

Planta de producción del Gavilán 358 (dos fotos unidas)
Gavilán con la fábrica al fondo
De 1999: Guaymaral
Guaymaral ya había sido escenario de otras fotos y visitas a pequeños eventos aéreos que se llevaban a cabo en Aerocentro. La afición a la simulación era bien importante para nosotros en ese entonces y terminábamos allí gracias a ella.

Ultraliviano
Torre de Mariquita
Tiempo después Mariquita sería el destino. El aeropuerto José Celestino Mutis de esa población tenía buena operación aérea por parte de la Policía, igual que hoy en día. La torre de control civil tenía un tropical color verde y las rejas también permitían una vista más o menos amplia de la plataforma.

En ese mismo año conocí el monumento erigido en la entrada de la población de Flandes, donde se ubicó la primera escuela militar de aviación. Es una pequeña construcción en concreto que protege una placa conmemorativa del lugar. En la parte superior estaba la réplica de un Caudron G.III, primer avión militar en Colombia. Ya en esos días se veía bastante desvencijado y creo que su destino final terminó siendo la Escuela Militar de Aviación en Cali, donde está más protegido. Sin embargo la placa y la construcción en concreto se mantienen.
Monumento de la FAC en Flandes
Años después llegarían cámaras nuevas a mis manos, algunas todavía de rollo, otras ya digitales, y poco a poco la actividad ser haría cada vez más común. La Olympus Pen EES-2 quedaría guardada y todavía lo está. Sólo es cuestión de comprar un rollo de 35 mm para ponerlo y disfrutar de sus buenas características una vez más.

Referencias
Wikipedia
Olympus

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada