Javier Franco TOPPER

27 de noviembre de 2014

Relatos de fotos aire-aire, tercera entrada: Día de la Independencia

Tuvo que pasar mucho tiempo antes que tuviera nuevamente la oportunidad de hacer fotos aire-aire, que en esta ocasión se presentó a través de la Aviación Naval de la Armada de Colombia.

Después del imponente desfile militar que tuvo lugar en Bogotá el 20 de julio del 2010, celebrando el Bicentenario de la Independencia de Colombia, y en el que participaron más de 70 aeronaves militares; la experiencia aparentemente quedó gustando y se han seguido haciendo estos desfiles, muy a diferencia de lo que ocurría en otros años cuando la demostración militar era más bien tímida.

El 20 de julio de 2013 fue también trascendental, pues marcó la primera ocasión en la que volaron juntas aeronaves de las cuatro fuerzas armadas: Fuerza Aérea Colombiana, Aviación del Ejército, Aviación Naval y Aviación Policial.

Coordinamos ágilmente con el Comando de la Aviación Naval un vuelo a bordo de uno de los helicópteros que estarían sobre Bogotá. Luego de saber cuál era la aeronave que tendría durante mayor tiempo una visual de otros equipos en vuelo, me preparé con lo estrictamente necesario: cámara, tarjetas de memoria, baterías y lentes. A pesar de no volar con puertas abiertas, las fotografías fueron bastante aceptables, incluido el mal clima común de Bogotá.

El vuelo también era especial por otras razones. Además de la reunión de tantas aeronaves de distintas fuerzas por primera vez en Colombia, aprovechamos para hacer unas fotos especiales del personal y los equipos de la Aviación Naval, toda vez que en su base en Bogotá (Grupo Aeronaval de Transporte y Apoyo Fluvial GATAF) se encontraban estacionados ordenadamente frente al hangar dos Patrulleros Marítimos CN235M, los dos Bo-105 de la Aviación Naval, dos Cessna Caravan, dos Bell UH-1N y un Beech King Air. Pocas veces tantas aeronaves de la Armada se ven juntas y organizadas para la foto, junto a oficiales y suboficiales formados.

El otro aspecto especial fue el hecho de que el helicóptero desde el que tomaría las fotos fue el Bell UH-1N ARC-222 (c/n: 32033). Desde este mismo helicóptero, en abril del 2014, me lancé al mar durante el Curso de Escape de Cabina y Técnicas de Supervivencia Acuática “Tritón”. Una crónica de ese curso está en este link: Sobreviviendo en el mar.

El ARC-222.
Luego de las fotos iniciales, los cinco helicópteros (dos Bo-105 y tres UH-1N) de la Aviación Naval que participarían en el desfile, fueron ubicados en la calle de rodaje Q. de El Dorado. Mientras esperábamos nuestra salida y “aprovechando el desorden”, me dediqué a tomar fotos de los aviones que despegaron por la pista 13R de El Dorado: Kfir, Mirage, T-37, A-37 y OV-10. Todo estaba más o menos en calma, hasta que se oyó la voz de alistarse a vuelo y sentí como si entráramos en “zafarrancho de combate”: tripulantes alistando las aeronaves, poniéndose sus cascos, ajustando cinturones, los helicópteros encendiendo motores al mismo tiempo…

Ya listos y yo a bordo del ARC-222 nos desplazamos todos hacia la calle de rodaje M. Luego de pocos minutos despegó la formación cerca de las 11:30 de la mañana con rumbo al suroccidente de la ciudad y bajo una constante llovizna. Al frente: los Bo-105, al lado: un UH-1N.

Los Bo-105 al frente.
Las pasadas sobre la Avenida 68, por donde se hacía el desfile en tierra, se hicieron de sur a norte y aproximadamente a 8.800 pies de altura, siempre con una constante turbulencia. Sin embargo los pilotos de los helicópteros lograron mantener bien las distintas formaciones. Más arriba, y a través del plexiglás, podía ver las demás aeronaves pasar por sobre nosotros: Boeing 737. 727, 767, Hércules, CASA C295M, etc.

Luego de la primera pasada nos dirigimos al aeropuerto. Aterrizamos unos minutos y luego nuevamente al aire. Ya con menos lluvia, al culminar la segunda y tercera pasadas sobre el desfile la formación giró hacia el oriente, sobrevolando la ciudad cerca de sus cerros tutelares. A eso de la una de la tarde aterrizamos nuevamente en la calle M y regresamos por la calle Q a la plataforma del GATAF. Motores apagados y tripulaciones al debriefeing. Resultado de la operación: unas buenas fotos de los helicópteros navales, en un ambiente distinto al de su operación –volando sobre ciudad-, a pesar de la ventana y el mal clima.




"Mamá, desde aquí se ve tu casa".

Con la cámara en mano está el autor. Foto de Santiago Escobar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada