Javier Franco TOPPER

28 de noviembre de 2015

Relatos de fotos aire-aire, novena entrada: “¡abra la ventana por favor!”

Una inesperada y cortísima sesión no planeada de fotos aire-aire se presentó durante un viaje de trabajo a la base aérea de Rionegro, Colombia, mientras hacía el cubrimiento del ejercicio Ángel de los Andes. Esta vez los protagonistas fueron nuevamente helicópteros Sikorsky UH-60L Black Hawk.

El 25 de agosto me desplacé hacia el Comando Aéreo de Combate Número 5, CACOM 5, la base aérea de la Fuerza Aérea Colombiana FAC ubicada en Rionegro, Antioquia. La idea era estar al menos dos días –que se convirtieron en tres- realizando el cubrimiento del primer ejercicio internacional organizado por la FAC: Ángel de los Andes 2015.

Fueron varios días en donde los participantes de 10 países se reunieron para compartir experiencias en recuperación de personal en situaciones de combate y humanitarias. El día 25 se organizó la visita de medios de comunicación para que conocieran de cerca el ejercicio, así que se preparó nuestro desplazamiento al lago de El Peñol-Guatapé, un embalse artificial que generó numerosas islas artificiales.

Dos helicópteros se prepararon para ello, el FAC4121 (c/n: 70-2070) y el FAC4138. En uno se desplazó el personal militar que estaría liderando el ejercicio y los observadores. En el segundo nos desplazamos los equipos de prensa.

El FAC4121
Llegando a la pequeña isla que serviría de plataforma de observación para ver el ejercicio de recuperación de personal en aguas abiertas, el primer helicóptero hizo su aproximación. Cuando nos dimos cuenta que había posibilidad de tomarlo aterrizando desde el aire, todos los ocupantes de la segunda aeronave tratamos de ganar un espacio en una ventana. Difícil, corto, pero resultaron algunas imágenes interesantes.

El Black Hawk luciéndose frente a los desprevenidos espectadores


Aterrizados en el islote esperamos durante varias horas a que las aeronaves retornaran a la base y comenzara el ejercicio. Luego de hacer las tomas del mismo y compartir un rato con los que estábamos allí, volvieron los helicópteros por nosotros. Abordamos nuestra nave y partimos.

Los dos Black Hawk durante el ejercicio
Segundos después apareció el segundo Black Hawk al costado izquierdo de nuestro helicóptero. Sin pensar empezamos a lograr algunas tomas, pero el tripulante de nuestra nave, sin saber que estábamos buscando hacer más imágenes, cerró su ventana y el segundo helicóptero se alejó. Por señas logré indicarle al tripulante que abriera la ventana nuevamente y que indicara que la formación se cerrara un poco más. A partir de ahí aproveché la oportunidad y durante unos cortos minutos logré unas buenas imágenes de un Black Hawk de la Fuerza Aérea Colombiana en vuelo.

Fue corto, pero provechoso. Llegados a la base continuamos el trabajo y lo que siguió fueron tres días de más actividad en la base aérea CACOM 5 y CACOM 1.

Aquí un link a la nota realizada en esta ocasión.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada